Qué es una Hernia Inguinal...?

Información para el Paciente

Una hernia inguinal ocurre cuando la cavidad abdominal se abulta a través de una apertura en el músculo. Una hernia reducible puede ser empujada de regreso por la apertura; cuando el intestino o el tejido abdominal llena el saco de la hernia y no se le puede empujar se le llama hernia irreductible o encarcelada. Una hernia está estrangulada cuando disminuye el abasto de sangre al intestino o a la bolsa de la hernia

Hay dos tipos de hernia de la ingle.
- Una hernia inguinal se aparece como un bulto en la ingle o el escroto. Las hernias inguinales representan un 80% de todas las hernias y son más comunes en los hombres.
- Una hernia femoral se aparece como un bulto en la ingle, muslo superior, o la labia (dobleces de piel que rodean la apertura vaginal). Las hernias femorales son más comunes en las mujeres. Son siempre reparadas debido al alto riesgo de estrangulación.

PREGUNTAS FRECUENTES

Respondemos aquellas dudas que todo paciente debe tener en cuenta.

Los síntomas más comunes son:
- Abultamiento en la ingle y en el escroto, o el área abdominal que a menudo aumenta en tamaño cuando se tose o se hace un esfuerzo.
- El dolor o presión en la hernia.
- El dolor abdominal agudo y vómito pueden indicar que el intestino se ha deslizado a través del saco de la hernia y está estrangulado. Esta es una emergencia médica y requiere tratamiento inmediato.
*Historial y examen físico: Se examina el área para un abultamiento.
**Examen adicional
Un examen físico es la mejor manera de determinar la presencia de una hernia inguinal.3 Otras pruebas pueden incluir:
- Examen digital
- Pruebas de sangre
- Análisis de la orina
- Electrocardiograma (EKG) solamente si existe un alto riesgo de problemas cardiacos
- Ultrasonido
- Escaneo de tomografía computarizado
El cirujano hará varias punzadas pequeñas o incisiones en el abdomen. Los puertos (tubos huecos) son insertados en las aperturas. El abdomen se infla con gas de carbono dióxido para facilitar que el cirujano vea los órganos internos. Los instrumentos quirúrgicos y una luz laparoscópica se colocan en los puertos. Se repara la hernia con una malla que se sutura o se engrapa en su posición. La reparación se hace como un procedimiento PrePeritoneal TransAbdominal (PPPTA) lo que significa que se penetra en el peritoneo, (que es la bolsa que contiene todos los órganos abdominales), o como un procedimiento Totalmente Extra Peritoneal.
Por lo general, las operaciones de hernia se realizan en forma ambulatoria, por lo tanto es probable que vaya a casa el mismo día que se le hace la cirugía. La preparación prequirúrgica incluye análisis de sangre, evaluación médica, radiografía de tórax y un electrocardiograma dependiendo de su edad y su condición médica. Después de que su cirujano repase con usted los riesgos y los beneficios potenciales de la operación, será necesario que proporcione una autorización escrita a fin de que se le practique la cirugía. Se le recomienda que se dé una ducha la noche anterior o la mañana de la cirugía. Si tiene dificultad para mover el vientre, puede usar un enema o algún preparado similar después de consultarle a su cirujano. Después de la medianoche de la noche antes de la operación, no debe comer ni beber nada, salvo las medicaciones que su cirujano le haya dicho que se le permiten tomar con un sorbo de agua la mañana de la cirugía. Fármacos tales como aspirina, anticoagulantes, antiinflamatorios (medicamentos para la artritis) y vitamina E deben suspenderse en forma temporaria durante varios días y hasta una semana antes de la cirugía.
A continuación de la operación se le trasladará a la sala de recuperación donde se le vigilará durante una a dos horas hasta estar plenamente despierto. En cuanto esté despierto y pueda caminar, se le enviará a su casa. Con cualquier operación de hernia puede contar con la expectativa de tener algo de dolor mayormente durante las primeras veinticuatro a cuarenta y ocho horas. Se le anima a que se levante y camine el día siguiente a la cirugía. Con la reparación laparoscópica de hernia es probable que pueda retomar sus actividades normales al cabo de un lapso corto. Entre dichas actividades se incluyen: darse duchas, conducir su automóvil, subir escaleras, levantar cosas, trabajar y tener relaciones sexuales. Llame y pida un turno médico de control antes de cumplirse las dos semanas siguientes a su operación.
Cualquier operación puede presentar complicaciones. Las complicaciones principales de cualquier operación son sangrado e infección, que son poco frecuentes en el caso de la reparación laparoscópica de hernia. Existe una leve posibilidad de riesgo de sufrir una lesión de vejiga urinaria, intestinos, vasos sanguíneos, nervios o conducto espermático que va al testículo. No es raro que experimente dificultad para orinar después de la cirugía, y es posible que sea necesario que se le inserte una sonda en la vejiga urinaria durante un lapso de hasta una semana. Siempre que se le repare una hernia existe la posibilidad de que se le repita. Aún se desconoce la tasa de reaparición a largo plazo. Su cirujano lo ayudará a decidir si los riesgos de la reparación laparoscópica de hernia son menores que los riesgos de no tratar la afección.